Despierto con mi primita encima mío y pidiéndome sexo duro

El otro día acabé pasando la noche en casa de mis tíos, hasta que a la mañana siguiente despierto y me encuentro con una sorpresa en mi cama. Era mi joven prima que se había metido entre mis sábanas, pidiéndome sexo duro en aquel momento. Yo no me paré a pensar y directamente empecé a besarla, hasta quitarme los pantalones y darle mi rabo a cuatro patas, terminando ese polvete con mi lefa dentro de su coño.