El día de piscina terminó con mi prima pidiéndome sexo duro

Con estos calores, nadie se resiste a refrescarse en una piscina, algo que hoy hace mi prima cuando viene de visita a casa de mis padres. No quise estar cerca de ella porque está muy buena y, cuando estamos a solas, no para de flirtear conmigo. Al principio pensé que era un poco en broma, pero hoy fue muy en serio y lo noté cuando empezó a meterme mano fuera de casa, hasta besarnos y terminar pidiéndome rabo al aire libre.