Dos pollas para nuestra abuela japonesa

Nuestra abuela japonesa siempre ha sido muy cariñosa con nosotros. De hecho, hoy no solo nos deja quedarnos en su casa para cenar, sino que nos permite montarnos un trío con ella, donde nos pide una doble penetración que, con mucho gusto le acabamos dando a su culo y a su coño.