Ducha caliente con mi madre mientras nos masturbamos juntas

Jamás pensé que acabaría dándome una ducha caliente junto a mi madre, pero la verdad es que al final fue toda una experiencia. Las dos nos enjabonamos y hasta echamos mano de nuestros consoladores, hasta llegar al orgasmo al mismo tiempo con sus juguetes. De hecho nos echamos una mano en el baño, llegando a gemir de gusto mientras mi propia madre me tocaba el coño como una profesional.