Ducha caliente y orgasmos junto a la zorra de mi tía

No se que nos llevó a ambas a la ducha, pero al final mi tía y yo decidimos enjabonarnos en la bañera… aunque no fue lo único que hicimos. Y es que al vernos desnudas, quisimos juguetear un poco y al final, nos provocamos orgasmos mutuamente mientras masturbábamos nuestros coños. Fue una experiencia de lo más morbosa, sobre todo porque somos familia y no teníamos previsto hacerlo.