El calentón es sofocado por mi padre

Viendo revistas de moda, empecé a ponerme cachonda y a manosear mi coño de colegiala. Pronto me entró un calentón que no se me fue ni en la ducha, así que fui a buscar a mi padre para que lo sofocase. Al verme tan cachonda, decidió comerme el coño y follarme con su polla experimentada, antes de que apareciese mi madre y nos pillase.