El chochito de mi hija es muy tentador

He ido viendo como mi hija crecía y se convertía en toda una mujer. Pero ver su cuerpazo y encima esa pinta de colegiala inocente, es muy tentador incluso para su propio padre. Por eso, cuando la ví espatarrada en el sofá y tocándose el chochito, no pude resistirme y fui a por ella con todas las consecuencias.