El pandero de mi madrastra me atrajo

Hoy me tocó echarle un ojo a la piscina d casa, pero mi madrastra apareció meneando ese pandero tan rico que tiene y terminó distrayéndome. No pude apartar la mirada de esas nalgas y de hecho, terminé acompañándola hasta el salón, donde terminé follándome su coño de milf, mientras ella me pedía más y más fuerte.