Estoy muy salido y mi tía aprovecha para montar sobre mi rabo

Fui a casa de mi tía para pasar la tarde y la verdad es que no pude parar de mirarla, ya que estoy muy salido y no paro de cascármela en casa. Encima ella parece atravesar una sequía con su marido y cuando vio como alargaba la mano para acariciar su culo maduro, dejó de regar las plantas para echar mano de mi polla. En seguida se quitó la ropa y sin dudarlo, se abrió de piernas para dejarme disfrutar de su coño peludo durante toda la tarde.