El gordo de mi tío me folló con ganas en el sofá de casa

No tengo reparos a la hora de follar con hombres y la otra tarde, me quedé sola con el gordo de mi tío y decidí juguetear con él. Empecé a lucir mi cuerpo joven y terso, chupando una piruleta delante suyo para ponerlo cachondo. Pero lo que al final acabé chupando, fue su polla antes de gozarla en mi coño, follando con él sobre el sofá y dejando que llene de lefa mi preciosa cara.