Hace compañía a su abuelo y se lo folla duro en la cocina

Mientras hacía el almuerzo, este viejito vio como su guapa nieta aparecía por la cocina y pensó que iría a echarle una mano. Pero lo que hizo la morena fue empezar a lamer su calva y a besarle, poniéndole a tono y lanzándose a por su polla. El hombre no se esperó su reacción, pero le siguió la corriente y finalmente los dos follaron sin parar hasta que el anciano soltó su lefa en su boquita.