Hace de pornochacha para su nieto y se abre de piernas para él

Tras hacer de pornochacha para su nieto, esta vieja se puso a limpiar en medio de su oficina, mientras le lanzaba miradas de golfa. El chico no podía creerse lo que su abuela estaba haciendo, pero por su mente empezaron a surgir imágenes de lo más morbosas. Así que de repente, dejó lo que estaba haciendo en su ordenador y se la llevó al salón, donde los dos terminaron desnudos y dándole duro al sexo como dos perros en celo.