Hago disfrutar a mi abuela con una follada lésbica en el sofá

Como se pasa mucho tiempo sola, decido hacer compañía a mi querida abuela y hoy, pienso hacerla disfrutar en todo lo que pueda. De hecho terminé siendo tan cariñosa con ella que al poco rato, hasta nos besamos. La viejita nunca había probado el sexo lésbico, pero gracias a mi podrá gozar de esa experiencia y en pelotas, terminamos dándonos placer mutuamente y provocándonos brutales orgasmos en el sofá.