Mis hijastras y yo nos pasamos el día follando como animales

Con mi mujer fuera haciendo la compra, me quedé solo en casa con mis hijastras, preparándome el desayuno y demás tareas rutinarias. Lo que pasa es que parece que las dos se levantaron más cachondas de lo normal y de hecho, una de ellas terminó chupándomela en la cocina. No sabía que pasaba porque al rato, la otra se me abrió de piernas en el salón sin dudarlo. Y para rematar el día, las dos aparecieron por mi cuarto y no dudaron en compartir mi polla en un trío en la cama.