Joder abuela, vas a hacer que me corra

Llegó el verano y siempre que tengo tiempo libre por esas fechas, me gusta pasarlo con mi abuela y disfrutar de su compañía. Hoy la he convencido para probar la piscina juntas en bikini, pero se ve que ver mi cuerpo joven y esbelto le ha despertado experiencias pasadas. Por eso, nos metimos en casa de nuevo y la viejita no dudó en comerme el coño, haciéndome gozar con su lengua y su experiencia en el sexo lésbico.