Juegan a los aros en el jardín y acaban saboreando sus chochitos

No sabían que hacer y al final, estas dos primitas decidieron pasar la tarde jugando en el jardín con unos aros, aunque no estuvieron demasiado tiempo. Y es que al poco rato, una de ellas se fijó en el culito de la otra y la tiró sobre la hierba, donde empezó a meterle mano. Como no querían que los vecinos las viesen, se fueron a la cocina y en seguida, acabaron sin ropa y saboreando sus chochitos a gusto.