Juego al billar con mi cuñada hasta acabar follándomela

En casa solo estábamos mi cuñada y yo, la cual andaba en ropa interior y me pidió echar una partida al billar. Eso si, quiso hacerla un poco más interesante y por cada bola que uno metiese, el otro debía desnudarse. Al final logré que perdiese y tras acabar desnuda, ella notó mi empalme y no dudó en chupármela. Disfruté de su boca y no pude remediar follármela sobre la mesa de billar, hasta correrme en su boca para terminar.