Juego con la polla de mi hijo en una habitación de hotel

Tras pedirle a mi hijo que me llevase el coche para firmar unos papeles sobre una herencia, decidimos pasar la noche en un hotel donde compartimos cama. Lo que pasa es que cuando nos metimos, noté su rabo muy dura y no pude evitar echar mano de él. Al principio fue un juego, pero la cosa pasó a mayores y tras pajeársela con mis manos, tuve que probarla en mi coño con una bestial follada que hasta grabó con su teléfono móvil.