Jugamos con nuestros culos hasta abrirlos

Menuda tarde pasamos mi prima y yo, donde al fin pudimos usar su nuevo arnés como queríamos. A las dos nos encanta el sexo anal y con ese rabo de plástico, acabamos pasando un buen rato follándonos los culos y dejándolos bien abiertos mientras nos penetrábamos mutuamente.