Jugamos al póker y disfrutamos de nuestra prima como premio

No se que le dio a mi prima, pero insistió en estar presente en la partida de póker que hicimos en casa. Nos reunimos uno de sus hermanos y dos primos, para pasar el rato y ganar algo de dinero. Aunque al final, el mejor premio no fue ese, sino la propia chavala que se ofreció como recompensa para el ganador. Pero lo que acabó pasando, es que la muy zorra se ofreció a todos y quiso probar nuestras pollas en el tapete, dejando que cada uno se corriese dentro de su coño.