La tetona de mi tía me mató a polvos

Llevo un tiempo fijándome en mi tía y en lo buenorra que está, sobre todo en su par de tetas naturales que siempre luce con escotes muy pronunciados. Ella lo hace a posta para ponerme cachondo, hasta que en una visita en la que nos quedamos a solas, me los muestra al natural y me provoca para que acabemos follando. Fue ahí donde descubrí que no solo está buena, sino que encima se mueve como una fiera en la cama y es capaz de dejarme seco con sus movimientos de cadera.