La verdad es que mi abuelo es un semental

Hace años, mi abuelo fue maestro y decidí pedirle ayuda con mis estudios. Pero una tarde, no se que nos pasó que acabamos cachondos perdidos y follando en medio del salón. Me sorprendió la energía que aun tiene y demostró que para su edad, es todo un semental que con su rabo arrugado, me dio mucho placer con ese polvete casero.