Las ubres de mi hijastra son mucha tentación

Tengo una hijastra que me pone como un burro, no solo por ser pelirroja, sino por sus enormes ubres. La chica siempre va escotada y empiezo a no poder controlarme. Pienso que lo hace a posta para ponerme cachondo y una tarde, decido hablar con ella. Pero al poco rato termino empalmado con esas tetazas delante de mi y al final, no puedo evitar echarle un polvo y desfogarme con su coño.