Levanto de la cama a mi padre ofreciéndole mi coño caliente

Hace poco mi padre se quedó en el paro y ahora, anda decaído y sin ganas de hacer nada. Se pasa todo el día tirado en la cama y yo, he decidido hacer algo para que recobre las energías. Así que tras verlo tirado sobre las sábanas, quise hacerle compañía y pronto me desnudé ante él hasta ponérsela dura. Se la chupé sin dudarlo y en seguida, empezó a darme duro a cuatro patas, consiguiendo que volviese a mover el esqueleto.