Los tatuajes de mi hermana me atraen

Mientras leía un libro, por la puerta de mi cuarto se coló mi hermana con sus tatuajes y comenzaron a ponerme cachondo. De repente, se quitó la camiseta y me dejó tocar sus tetitas naturales, algo que ya me puso a cien, por lo que tuve que bajarme los pantalones y meterle la polla por el coño para calmar su apetito goloso.