Madre mía que tetazas tiene mi suegra!!

Pensaba que no había nadie en el baño y cuando entré, me topé con mi suegra desnuda y luciendo unas tetazas que me dejaron boquiabierto. No podía creerme lo buenorra que estaba la señora y cuando se notó mi empalme, la milf no dudó en agacharse para comerme el rabo. Quise compensarla y acabé comiéndome su chochito maduro, para después compartir ducha con ese pedazo de mujer.