La madre tetona andaba enfadada pero se le pasó con un polvete

Cuando llegó a casa, la madre tetona de esta joven pelirroja vio una carta de la escuela, donde se le avisaba de que su hija había faltado a algunas clases. Estaba enfadada con ella y la bronca estuvo cerca de caerle, pero al final fue comprensiva con ella. Es más, terminaron hablando de manera muy sosegada hasta que de repente, el cariño entre las dos se transformó en lujuria, ya que ambas acabaron sin ropa y comiéndose los coños sobre el sofá.