A mamá le gusta mucho mi polla

Parece que mi padre no rinde demasiado bien en la cama y por eso, mamá me llama por teléfono para que le de placer a su coño maduro. Se que está mal, pero es que ella está tremenda y yo, estoy en una edad en la que no puedo dejar de pensar en el sexo. Así que me meto en su dormitorio y con mi rabo, penetro su chochito, hasta hacerla gemir como mi padre es incapaz de hacer.