Mamadas profundas con mi cuñada en el baño de la cafetería

Jamás pensé que me vería en un baño público disfrutando de mamadas profundas con la mujer de mi hermano. La muy golfa me dijo que quería que nos conociésemos mejor, así que quedamos en una cafetería para tomar algo y charlar. Pero la muy zorra me llevó directo a los lavabos, donde no tardó en bajarme los pantalones y en chupármela, para esperar ansiosa que me corriese en toda su boca.