Marley Brinx y su primita calentaron una tarde de estudio juntas

En un principio, Marley Brinx y su prima iban a quedar para estudiar, pero al final las dos jovencitas encontraron algo mucho mejor que hacer. Y es que la flaca tatuada quiso despejar su mente haciéndole fotos a su coño depilado, mandándole la instantánea a su prima mientras se reían. El ambiente se fue caldeando y tras acariciarse, prefirieron dejar los libros y comerse los coños mutuamente, mientras el padre de uno de ellas estaba cerca y sin enterarse de nada de lo que estaba pasando.