Meto una polla de plástico a mi primita

Al parecer, mi prima lleva mucho tiempo sin follar y al contármelo, no pude evitar quedarme al margen. Decidí hacerle pasar un buen rato, así que me enrollé con ella y para ello, llevé una polla de plástico a su casa. Me la puse en la cintura con un arnés y pasé un buen rato perforando su coño, haciéndola gemir de lo lindo con mis movimientos de caderas.