No creo que se resista a mi chochito

Siempre consigo hacer en casa lo que me de la gana y si quiero charlar por el móvil y fumar en el salón, lo hago. Y es que cuando mi padrastro aparece para intentar corregirme y prohibirme algo, solo tengo que flirtear un poco con él y menear mi cuerpazo, hasta hacerle olvidarlo todo. Aunque el otro día tuve que hacer algo más, hasta el punto de darle a probar mi chochito y dejarme follar por él para que me dejase tranquila.