No pude evitar darle a probar a mi cuñada mi polla en casa

Por temas de curro, mi hermano ha tenido que salir de viaje y antes de irse, quiso que me encargase de mi cuñada y la acogiese en casa para que no se sintiese sola. El problema vino cuando a los pocos días, empecé a notar como la muy golfa flirteaba y usaba leggings ajustados y escotes, para llamar mi atención. Era cuestión de tiempo que pasase algo… y vaya si pasó! Un día me fue imposible esconder mi empalme y ella aprovechó para chupármela, hasta terminar una tarde en la cama y follando como animales, hasta rellenar su coño y guardar el secreto de nuestra aventura.