No pudo negarse a darle placer a su madrastra tetona

Desde que su padre se volvió a casar, este chico no puede quitarle los ojos de encima a su nueva madrastra tetona. La morena tiene un cuerpazo y muchas veces lo exhibe con vestidos ceñidos, algo que sin duda llsma su atención. Sabe perfectamente la atracción que genera en su hijastro, hasta que un día a solas con él decidió seducirle hasta acabar en la cama follando duro sin que el padre del chico sepa nada del tema.