Paso el rato haciéndole compañía a mi tío y probando su rabo

La tarde parecía que iba a ser aburrida, pero al final supe como pasar el rato gracias a la presencia de mi tío. Empecé a flirtear con él y tras unos comentarios subidos de tono, terminamos besándonos en el sofá. Se nota que hace tiempo que el hombre no practica sexo, ya que se volvió loco y no tardó en lanzarse a por mi coño, algo que agradecí porque la follada que me metió fue una pasada.