Paso un buen rato con mi abuela tetona

Cada día me cuesta más creer en lo buenorra que está mi abuela tetona. Parece que los años no pasan por ella y se conserva mejor que muchas chicas de mi edad. Llevo viéndola desde pequeño y siempre le hago compañía en casa, así que hoy como agradecimiento a tanta atención, decide mostrarme su cuerpo desnudo y probarlo, en una follada juntos que me dejó cachondo perdido.