Llevo de picnic a mi abuela y acabamos follando duro bajo los árboles

No me gusta ver a mi abuela sola y por eso, decidí sorprenderla yendo de visita al pueblo y llevándomela de picnic al bosque. Ella estaba muy agradecida por tanta atención, pero jamás pensé que fuese a reaccionar como lo hizo. Y es que la viejita acabó desnuda bajo los árboles y me tentó para que le metiese el rabo, algo que hice aprovechando que estábamos a solas y entregándome a fondo para conseguir que se corriese varias veces.