Pillo a mi cuñado mirándome el escote y acabamos follando

Tras la cena familiar, mi cuñado y yo coincidimos en el baño donde en seguida me di cuenta de como me miraba el escote. Estaba claro que mis tetazas lee tenían anodadado y a la mañana siguiente, le busqué en su dormitorio. Quise aprovechar su empalme mañanero y decidí meterme entre las sábanas con él, donde se la chupé hasta el fondo antes de abrirme de piernas para gozar de su polla dura.