La polla dura de mi abuelo fue el mejor regalo de cumpleaños

Tras levantarme de mi cama, mi abuelo y mi novio se acercaron para felicitarme por mi cumpleaños. De repente mi chico empezó a darme todo tipo de caprichos, como joyas y demás, hasta que se ausentó un momento. Había ido a por el desayuno y mi abuelo, quiso darme un regalo especial: su polla dura. Cuando se la vi tan tiesa, no me pude resistir y le dejé penetrarme el coño a conciencia, hasta que acabamos pillado por mi pareja.