Pongo a mi abuela a cuatro patas

Quise llevar a mi abuela a cenar a un local y tras un rato, la mujer necesitó ir al baño. Como es mayor, decidí acompañarla y echarle una mano en lo posible, pero lo que acabó pasando, no nos lo esperábamos ninguno de los dos. Y es que, la viejita empezó a incitarme para follar y al final, no tuve más remedio que ponerla a cuatro patas y penetrarla a conciencia.


        

Videos XXX Relacionados

Ver más videos