Prepara un arnés para perforar el chochito de su abuela

Tras acompañar a su abuela a un lago, la morena vio como empezaba a ponerse crema y a meterse mano ella sola. La imagen llamó su atención y decidió hacerle compañía y echarle una mano para que disfrutase a lo grande. Así que tras saborear su chochete, cogió un arnés y amarró a su cintura una polla de plástico, con la que se la folló a cuatro patas al aire libre.