Probé el chochito de mi sobrina y logré que se corriese

Tras ver como se convertía en toda una mujer, decidí juguetear un poco con mi sobrina cuando vino de visita. Y es que su chochito fue muy tentador para mi y al final, ella dejó que lo probase en el sofá. Se abrió de piernas y me dejó meterle la lengua, logrando hacer que se corriese varias veces y disfrutando juntas de sexo lésbico, algo de lo que jamás comentaremos nada en la familia.