Queda con su abuela y le come el culo en medio del sofá

Se puso a leer un libro en plena calle, algo que le daba una apariencia de buena chica aunque lo cierto es que esta rubia es una golfa de cuidado. Le viene de familia, ya que su abuela también es bastante sueltecita y de hecho, las dos han quedado para verse y hacer guarradas. Acabaron en casa de la señora y desnudas, besándose y metiéndose mano hasta que la jovencita no pudo evitar regalarle un beso negro a la viejita.