Quiero comerte el coño, ¿me dejas?

Andaba algo aburrida y vi como mi hermana se echaba un rato en el salón con su colchón. Decidí hacerle compañía, pero en mi mente solo se venían pensamientos sucios. Empecé a sobarla un poco bajo la manta y al final, le hice la pregunta que tanto deseaba hacerle. Le dije que si me dejaba comerle el coño y aunque al principio se quedó de piedra, me acabó dando permiso y eso hizo que ambas pasásemos la tarde practicando sexo lésbico como dos zorras.


        

Videos XXX Relacionados

Ver más videos