Quiero la polla negra de mi hermanastro

La verdad es que mi pasión por el sexo anal no tiene límites y por eso, tras la boda de mi padre con su nueva mujer, estaba como loca por conocer más profundamente a mi hermanastro de color. No por ser amigos, sino por probar esa polla negra tan grande que tiene y sentirla en mi estrecho culo, algo que hoy al fin pude disfrutar en casa.