Recibí sexo duro como castigo por mi padre

La verdad es que no tengo curro y no hago mucho por conseguirlo, por lo que mi padre solo me dejó cargo hacer la comida. Pero cuando llegó de trabajar, no había hecho nada y se enfadó mucho conmigo. Pensó en un castigo ejemplar y no se le ocurrió otra cosa que sexo duro para mi coño, el cual se folló con ganas sobre el sofá de casa.