La recompensa por graduarse fue follar con su madrastra

Para motivarle a estudiar, el padre y la madrastra de este chaval le prometieron una recompensa. Así que cuando al fin se graduó, esperó ansioso el premio, que el pensaba que sería un viaje o incluso un coche. Pero al final fue algo mucho mejor, ya que lo que recibió fueron unas mamadas de su madrastra, que luego se le abrió de piernas en la cama para dejarle probar su chochito sobre las sábanas.