Rellené el coño de la mujer de mi hermano en el sofá

Tras pasar la noche en casa de mi hermano, me relajé a la mañana siguiente leyendo en el sofá y acabé solo con la única compañía de su mujer. He de reconocer que le tengo bastante envidia, ya que mi cuñada es todo un pibón y hoy, apareció delante mío luciendo palmito con un vestido de lo más ceñido. Pero no fue lo único que hizo, ya que aprovechando que estábamos a solas, me sedujo y me pidió un buen polvo, hasta terminaron con mi lefa dentro de su chochito.