Retozo al aire libre con mi primita

Intentamos que en la familia nadie se entere y por eso, mi prima y yo nos vamos a un claro del bosque, dispuestos a echar un polvete al aire libre. Así estamos lejos de miradas indiscretas y del que dirán, para gozar juntos del aire puro y nuestros cuerpos desnudos, mientras le damos al sexo con ganas.