Rubia empollona se abre de piernas para su padrastro en la cama

Tras levantarse, esta rubia empollona andaba un poco dormida en el salón de casa, pero pronto empezó a despejarse gracias a su padrastro. El tipo empezó a meterle mano y ella se dejó, hasta sentir su dedito dentro de su coño. La madre de la chavala no se dio cuenta, pero aun menos cuando los dos acabaron solos en el dormitorio, donde el tipo la siguió hasta acabar metiéndosela antes de dejarla ir a la escuela.